cr7 champions ganadas

Para empezar, revisando los números -esos que www perfil com gana con jumbo tanto le gustan-, sorprende que más del 61 de sus goles en la Liga fueron absolutamente irrelevantes.
Por eso, su herencia se mantiene viva.
Cuando hablaban de Di Stéfano, lo hacían con veneración.Como lo dije en su día, lo puedo mantener ahora.Tampoco es mucho para un ser humano que se autoproclama como el mejor del mundo sin discusión.En palabra de un internacional ya retirado, al que no citaré para no meterlo en líos, este tipo de jugador explota a sus compañeros.Es decir, la ejemplaridad.Para que el niño no deje de respirar, todos le buscan de forma descarada, en detrimento de sus compañeros, (al escribir estas líneas Bale ha conseguido 10 goles en 10 partidos y Benzema lleva 5 en la liga y del equipo, que desperdicia mejores opciones.No los merezco, Solo tuve la suerte de coincidir con otros enormes jugadores.Equipo, partidos, goles, asistencias, promedio, sporting de Portugal 31 5 6 0,16, manchester United,40.De hecho, solo hablando de su faceta, el gol, Ramos fue mucho más determinante y Bale anotó más con el balón en juego.Y terminó, con su sorna carismática, levantando las carcajadas del respetable: No lo merezco, pero lo trinco.Por lo demás, su comportamiento estos días con Modric, quien ha sido su compañero leal hasta fecha bien reciente, ha rozado la mezquindad.
Pero no, también en eso, quiso ser especial y romper la tradición de los héroes blancos.
Algo tendrán que ver sus actuales compañeros, primero en que meta más goles, y, después, en que con el mismo número de goles suyos, lleguen los títulos.
Alfredo Di Stéfano cambió la historia del club, no solo porque era uno de los mejores jugadores del mundo, sino porque tenía la virtud de los imprescindibles: mejorar a los que lo rodean.
No soy amigo de comparar deportistas de distintas épocas y mucho menos en deportes de equipo, ya que las condiciones en las que se entrena y se compite cada vez se alejan más.
El caudal de títulos seguía siendo muy escaso para el palmarés blanco.
Además, apadrinó a la inexperta y discutida Galerna, hasta modelar un sucesor que sería la correa de trasmisión con las generaciones posteriores.En definitiva, el portugués no se erigió en el capitán de ninguna revolución.Muchos jugadores son bastante más de lo que dicen los números y algunos mucho menos.La exigencia de una actitud que aunaba la lucha infatigable con el espíritu colectivo.No se puede cambiar la tendencia de un colectivo a partir del egoísmo ni esperar el respaldo unánime actuando contra de los valores tradicionales del club.Tampoco considero la consecución de títulos como una vara inapelable, pues dependen tanto de los compañeros como de los rivales que te toquen en suerte.No sé si eran las ganas que un servidor tenía de verlo o fue cierto que su carácter mejoró en los últimos tiempos.Lo he vivido y me lo han contado muchas veces.El resultado siempre me sorprende.Por eso no le importó abrir las puertas de par en par a Puskas que le borraría de la tabla de los máximos artilleros.Y él era el ejemplo, el primero que contagiaba y se imponía sobre el resto.Así que me parece mucho más justo combinar lo que dicen las cifras con el impacto que se origina y la huella que permanece.Por otra parte, y sin intención de restarle sus méritos sino de que los comparta en su justa medida, sospecho que cada cinco partidos Keylor hace una parada determinante Ramos sale al corte de forma salvadora y Marcelo y Carvajal resquebrajan la defensa contraria por.

Más tarde llegaron los títulos.