En cuando supo que por el año 1919 la Primera Guerra Mundial había afectado seriamente las finanzas de Manuel de Falla le encargó una pieza de bravura que pagó como si Falla fuera regalo empresarial bioetanol rio un vientre de alquiler.
le preguntó un día a descuento tarjeta familia numerosa renfe quemarropa, según cuenta el propio Solti en sus Memorias.
En 1963 se le privó temporalmente del permiso de conducir y Gould mostró su perplejidad: «Supongo que sí, que podría decirse que soy un conductor distraído.
En ese caso ya no se acercaba al músico para romper la batuta contra el atril, sino para llevarle a un aparte y hablarle del libro de Charles Dickens, Grandes esperanzas, sólo que Herr Direktor, por compasión, se callaba el título verdadero: Falsas esperanzas.Amenda se lamentó por que una música seguramente llamada a perdurar por los siglos de los siglos se muriera nada más nacer, a lo que Beethoven repuso: «Te equivocas.Aún cumplidos los cuarenta años uno de sus pasatiempos favoritos seguía siendo entablar combates marítimos sobre un cartón cuadriculado.Tampoco las óperas del alemán eran horma para el zapato de Verdi, quien llevaba buena cuenta de todo aquel que de forma directa o indirecta tuviera algo que ver con su música.Diez mil codigo descuento etic etac entregó a su mujer y a su hija para el cuidado del enfermo, y cuando hubo que ingresarlo finalmente en un hospital él mismo se encargó de pagarle una habitación privada.De aquella misma época eran sus escapadas veraniegas a Ivánovo, donde se concentraban las dachas puestas por el régimen soviético en las que el músico era el único animal que tropezaba hasta setenta veces siete en la misma dictadura.Su segundo encuentro con Stravinski fue en un banquete organizado por la Ministra de cultura rusa, en el que Shostakovich se mostró esquivo y nervioso, hasta el punto de que los reiterados intentos del antitético Stravinski por iniciar una conversación se estrellaron contra un muro.Cuando fue descubierto le dijeron que lo que se gritaba por la calle era, sin embargo, cosas del tipo «Bravo, bravísimo Figaro pero la respuesta del descreído Rossini fue solemne: «A la mierda con sus bravos; no pienso salir».
«Durante mucho tiempo, después de esa noche, fui incapaz de soportar el sonido de los trombones explicaba en Mis años de juventud.
Jean Baptiste Lully murió por una dosis exagerada de energía; no me refiero a un fallo cardiaco, sino de puntería con el bastón que los directores de entonces usaban para marcar el compás, hiriéndose un pie que posteriormente se gangrenó.
Muchos de ellos se dejaron arrancar de su corona las hojas de laurel que hicieran falta para que el mundo ganara en sabor y ellos en humanidad.
Quien tenía mucho más en la cabeza, y a punto estuvo por ello de perder la suya su esposo, fue Cósima Liszt, a la sazón cónyuge de Von Bülow.
Su poema sinfónico Pelleas und Melisande sólo llevaba un n 5 de opus, pero la suficiente carga de profundidad como para suscitar el común deseo de que aquel compositor no llegara a contar sus obras completas con los dedos de la otra mano.
Otter, como la desesperada situación de su profesor caló hondo en el de Salzburgo, de manera que apartó lo suyo, se caló las zapatillas del enfermo y tras un zapateo de dos días se las devolvió con las partituras dentro y la portada ya dispuesta.
También Mahler se resentía del público en sus conciertos, público del que hubiera prescindido tranquilamente con un buen barrido de su batuta.Todo aquello le inundó de ira, de manera que tras la danza escita, aprovechando el súbito silencio orquestal, gritó con toda su rabia: «Aquí no corresponden platillos!El pequeño Satie daba la talla mirado desde tal lupa de aumento.Otro banco reunía la economía de los jornaleros y acrecentada su monto.Salamanca: Ediciones del ccmu, 1994.Tengo el anhelo de dejar de ser un sirviente, de no montar más en el carruaje de los tontos y los idiotas».No sé qué maldición pesaba sobre las Suites Iberia!Puede que hasta fuera verdad, dado que, a la vista del suceso con Debussy, los oboes al parecer eran los que siempre pagaban el pato.Cuando se recuperó de una forma un tanto milagrosa se vio que padecía una extraña amnesia durante la cual sólo hablaba latín y griego.El pianista Adolf von Henselt era un profesor harto original, ya que recibía a sus alumnos vestido de blanco, tocado con un fez rojo y empuñando un matamoscas para que los insectos no molestasen a sus alumnos durante sus interpretaciones.