Source(s Uh Luisito lo emboque, vengo embocando resultados a full, me parece que voy a jugarle al Prode el finde que viene jeje.
Dependiendo de cómo y quién cuente los títulos, los de Núñez están arriba, o quedan abajo en la tabla ante Boca.Es feo cuando uno se engaña, cuando se cree que es uno y resulta que es otro.Le había salido siempre mal, hasta que al fin, de tanto tiendas descuentos familia numerosa ensayar, le salió joya.Y que los dos equipos jugaban a buscar el error, pero River lo buscaba intentando armar juego y Boca, pateando pelotazos para arriba.Los goles, en general, se ven un rato antes.Y que en las gradas miles y miles se selfiaban en las pantallas de sus móviles; ahora sabemos que un momento importa cuando vemos batallones de brazos extendidos tipo saludo nazi con un trozo de metal en un extremo.En el minuto 68, cuando el partido languidecía, una entrada por la punta derecha abrió con tres o cuatro toques la defensa de Boca.Es el momento peligroso: cuando cree, se relaja, se deja llevar por la ilusión de que ya casi.
Y anotado también que Boca formaba con dos líneas de cuatro que incluían a los supuestos wines, Villa y Pavón, para tapar las subidas adversarias, y que por delante apenas quedaba el nueve Benedetto y, a veces, Nández o Pérez, y que ni siquiera.
Quintero fue la síntesis de la noción de voluntad: quería, quería la magia de un regalo excepcional y quería y pateó varias veces al arco.
Y, por una vez, Boca fue gallina y River fue campeón.
Boca se lanzó a un ataque desesperado: su impotencia, su incapacidad, aparecían tan claras que daban penita.
Jorge Alegre: Hola que partido, carlos Vazquez: Agoslulu23 hola amiga Millo, me lo podrías enviar el video por Hangouts?, Porque lo descargo y se me corta a los 37 segundos.
Foto, julio Buffarini, de Boca, y Gonzalo Martínez, de River, durante la final Credit Javier Soriano/Agence France-Presse Getty Images.Al principio del segundo tiempo suplementario, desde fuera del área, incrustó la pelota en el ángulo de Andrada y definió la cosa.Pero, muy de vez en cuando, hay una situación en la que no: hoy hubo una.Foto, lucas Olaza, de Boca, tras un remate Credit Denis Doyle/Getty Images.Foto, la expulsión de Wilmar Barrios, de Boca, al minuto 92 Credit Armando Franca/Associated Press.Si todavía con once Boca había jugado como si fuera peor, con diez fue peor aún: se resignó a esperar y capear lo que fuera; no pudo capear nada.En el año 1931 se reconoció oficialmente la paga a los futbolistas de la primera categoría y, por algún motivo, el conteo se reseteó.