La vanguardia topa repentinamente con la oscura muralla que erige frente a su trayectoria el pie derecho del niño, presencia y tufo humanos que detienen en angustia a los peregrinos.
Juan Ramiro Perdomo, padre de Victorino está preso en la cárcel de Ciudad Bolívar, a orillas del Orinoco, olvida que el Corsario Negro irá un día a rescatarlo.
Una pegajosa tarde de aburrimiento y pendejadas gravita sobre la cabeza de Victorino.
Cuando el día se me hace de noche, y la luna oculta ese volkswagen imprimir cupon sol tan radiante, me siento sólo, lo sé; nunca supe de nada tanto en mi vida, solo sé que me encuentro muy sólo, Y que no estoy allí.Facundo Gutiérrez lo está esperando, robot de premeditación y castigo, con la hebilla de la correa anudada a la mano derecha, es una correa ancha y sombría, sacada del cuero de una bestia peluda, váquiro o quizás demonio en cuatro patas.Amigo indiscreto, ni es buen amigo ni guarda secreto.Valentín llega puntual, lacónico, vestido de negro, tieso, Felipe.Si el mundo no girara o el tiempo no existiese, entonces, jamás moriría Jamás morirías tampoco nuestro amor.
La señora les contesta:.
El niño a su papá: Papá, papá, vinieron a preguntar si aquí vendían un burro!
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Erase una vez 2 niños, uno rico y el otro pobre; el rico le dice al pobre: En mi casa se come a la carta, pides lo que quieras comer.La gorda no pierde la ocasión de echar en cara a los demás que ella es una señora casada por la iglesia y por el civil, como si ese detalle fortuito significara algo en este país.Se encienden las luces, Victorino se refugia entre los mangos y limoneros del patio, el contacto con la naturaleza lo ayuda a elaborar un plan de verdadera trascendencia.Trueque Me das tu cuerpo patria y yo te doy mi río tú noches de tu aroma / yo mis viejos acechos tú sangre de tus labios / yo manos de alfarero tú el césped de tu vértice / yo mi pobre ciprés me das.He recibido varias consultas de hombres y de mujeres que se encuentran en esta encrucijada.Y le dice el niño: Cuatro.En llegado a este punto su discurso, Victorino lo coloca absuelto y expedito en el suelo, palmotea para incitarlo a escapar, el pájaro escamado teme que se le empuje hacia una nueva celada, su instinto montaraz no entiende de perdones humanitarios.Fresas, me lavo la cara con agua fría, no hay otra, comienzo a vestirme sin la obligación de estar vestido, falta casi una hora para la llegada de Valentín, la verdad es que madrugué, más valía madrugar de pie que continuar dando vueltas.Medios de comunicación No es preciso que sea mensajera la paloma sencilla en tu ventana te informa que el dolor empieza a columpiarse en el olvido y llego desde mí para decirte que están el río el girasol la estrella rodando sin apuro el futuro.

Vigilados sus movimientos como lo han sido durante muchos días seguidos por la UTC, lo encuentra exactamente en la postura prevista, cuenta los billetes, los apila a la derecha según su valor y color, trabaja de prisa porque se le viene encima la hora del.