Vete a tu soledad con tu amor y con tu crear, hermano mío; sólo más tarde te seguirá la justicia cojeando.
la hora de mi descenso, de mi ocaso: una vez más todavía quiero ir a los hombres.
Existe otro egoísmo, demasiado pobre, un egoísmo hambriento que ejemplos de una producción matilda recibe un regalo anonimo siempre quiere hurtar, el egoísmo de los enfermos, el egoísmo enfermo.Pues fue una visión y una previsión: - qué vi yo entonces en apuestas quien ganara la champions símbolo?Una cosa es más necesaria que la otra, así dices tú mismo519: bien, una cosa es ahora para mí más necesaria que todas las otras.Así contó Zaratustra su sueño251, y luego calló: pues aún no sabía la interpretación de su sueño.Al hombre le ocurre lo mismo que al árbol.18 Paráfrasis del Evangelio de Lucas, 17, 33: "Quien busca conservar su alma la perderá; y quien la perdiere, la conservará." 19 Cita literal, invirtiendo su sentido, de Hebreos, 12, 6: "Porque el Señor, a quien ama, lo castiga." Véase también, en la cuarta parte.Pies y ojos no deben mentirse ni desmentirse mutuamente.Desnudos quisiera verlos: pues únicamente la belleza debiera predicar penitencia.
Pero "aquel mundo" está bien oculto a los ojos del hombre, aquel inhumano mundo deshumanizado, que es una nada celeste; y el vientre del ser no habla en modo alguno al hombre, a no ser en forma de hombre.
Estar en pie con los músculos relajados y con la voluntad desuncida: eso es lo más difícil para todos vosotros, los sublimes!
550 Estos dos nombres los tomó Nietzsche, sin duda, el primero del canto sexto del Don Juan de Byron, y el segundo del Diván oriental-occidental, de Goethe.En otro tiempo el espíritu amó el "Tú debes" como su cosa más santa: ahora tiene que encontrar ilusión y capricho incluso en lo más santo, de modo que robe el quedar libre de su amor: para ese robo se precisa el león.Acaso me ordenas irme y callar porque ahora - viene el día?Ocurre esto acaso porque para la mujer nada es imposible?108 Y ahora toma, en agradecimiento, una pequeña verdad!Véase, por ejemplo, el Evangelio de Lucas, 8, 1: "Jesús iba recorriendo una tras otra las ciudades y aldeas, predicando y anunciando abrir justo ahora regalo para amigas la buena nueva del reino de Dios; y con él iban los Doce y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malos.Yaces en la hierba.502 Cita del Evangelio de Juan, 18, 36: "Mi reino no es de este mundo".



Y muchos que son incapaces de ver lo elevado en los hombres llaman virtud a ver ellos muy de cerca su bajeza: así llaman virtud a su malvada mirada173.
Entonces aprendí que vienen del mar.