vicentico vivir es un regalo y.un.presente

Un deja-vú arquitectónico y la conclusión archisabida de que todas las grandes ciudades se parecen aunque sus idiosincrasias sean distintas.
El mongui me miraba y se quería morir.Y también nos acompañan dos chuchos que se aburrían en Iruya.Era un asunto pendiente.Un disco con unas letras muy preciosistas y sensibles, pero tambien cargadas algunas de ellas con la ironia y la mala leche necesaria para que el contenido final no sea empalagoso.Fotos 1- Estación Colectivo, Córdoba 2- Foto de una foto de mi abuelo Tatín 3- Cháves, Bonafini, Castro, el eje del mal de América Latina 4- Jesús María (JM yacarandás 5- Verdeo, vino, mate, JM 6- Àrea Privada de, JM 7- Alpargatas de Julio,.Una de las últimas perlas irónicas de la abuela.Mi número es el, por lo que se ve, un buen número.Todavía dormido le dije que mejor no, que acababa de llegar a este país y que la última persona con quien quería intimar era el ministro del interior.
Los olores de la gente en subtes y colectivos emergen en todo su esplendor.
Si el viento sopla bravo, ahí el estómago se encoge un poco.
Al mediodía, y bajo un sol de justicia empezamos a andar hasta el pueblo.
En un hotel cheto de Marcelo Alvear duerme el vice Carod cuando se acerca por acá.Y las puestas de sol.El sueño del capitalismo hecho realidad.Para obtener más información consulta nuestra política de cookies.Ahí viven otros familiares.Ahí estarán Julio, Pilu, Hilda regalo para un docente y Mia.Así que en vez de renunciar a parte de la mierda que imprimen para ir más holgados, prefieren no cumplir con los plazos que prometen (la última vez casi tres semanas sino más) y estar siempre enfadados con los clientes.Colonia es un pueblo colonial en la orilla del Río de la Plata.Muy observador el señor.